martes, 10 de enero de 2012

La Mazmorra: Amanecer

Saliéndome un poquitín de la temática habitual del blog hoy vengo a intentar reseñar algo de cómic europeo. La mazmorra es una saga abierta que se inició en 1998 por Lewis Trondheim y Joann Sfar, aunque han participado muchos otros autores. Hasta ahora se han publicado 39 cómics sin seguir un orden cronológico.

En La Mazmorra se pueden distinguir tres grandes sagas: Amanecer, Zénit y Crepúsculo. De esta forma los cómics se numeran del -99 al -1, del 1 al 99 y del 101 al 199 dependiendo de a qué saga pertenezcan. Además hay toda una serie de especiales denominados Monstruos, Festival y Bonus que se van intercalando entre los acontecimientos de las sagas principales.

Dicho así quizá suene un poco caótico y es que lo es pero tengo la esperanza de ir comprendiendo este universo poco a poco a base de leer todos los cómics que han aparecido hasta el momento (y, por una vez, sin ser yo la que se deja un dineral =P)


Os voy a hablar un poco de qué pasa en los primeros números de Amanecer (desde el -99 al -97). Jacinto de Cavallére, de familia noble, se va a vivir a la gran ciudad: Antípolis. Allí deberá aprender que las cosas funcionan de una forma totalmente distinta a como lo hacían en el campo… Política, corrupción, amoríos, vicios, asesinatos… la esencia humana, en toda su plenitud como los seres viles y rastreros que podemos a llegar a ser se refleja en un sinfín de animales antropomórficos (este recurso ha dado más que buenos resultados y Blacksad y El Gran Catsby son pruebas fehacientes de ello).

Estos primeros números de Amanecer ponen de manifiesto los valores humanos ridiculizándolos. Jacinto es joven, inexperto e idealista y decide convertirse en un justiciero a pesar de no tener ni idea de nada y acaba actuando sin pensar convirtiéndose en una especie de antihéroe extraño. A lo largo de estos tres tomos Jacinto va perdiendo esa ingenuidad y corrompiéndose poco a poco.

El tomo -99 se centra en salvar una arbolesa de ser quemada como parte del carnaval de Antípolis. Yo esto lo vi como una crítica metafórica tanto de espectáculos como los toros o la caza que se centran en hacer sufrir a un ser vivo con el único propósito de divertir a los humanos, como de el daño persistente que le hacemos al mundo en general consumiendo de todo aunque se agoten los recursos a pasos agigantados. Aunque no sé, quizá los autores solo quieren hacer hincapié en las atrocidades que pueden llegar a cometerse debido a la ignorancia humana sin buscar una crítica más allá de eso. Quizá no hace falta buscar interpretaciones tan profundas o rebuscadas de lo que representa el argumento en sí del cómic ^^u

En los tomos -98 y -97 continua la historia de Jacinto en Antípolis y este se va dando cuenta de lo que es enamorarse de la persona equivocada o dejarse llevar por el momento con quien no toca. Todo aderezado con las aventuras autoconclusivas de cada tomo que no dejan de ser una especie de comparación o crítica o reflejo de la sociedad actual.


Además, todo está rodeado por un mundo psicodélico en que existen duendecillos, monstruos que pueblan los bosques, gente que se dedica a la necromancia que puede hablar con los muertos… leyendo La Mazmorra no puedes aferrarte a la verosimilitud para nada y eso no deja de ser agradable.

Y por si todo ese mundo esotérico no fuera suficiente, están las pseudo conversaciones de besugos tales como:
- Seguramente le parece aberrante dar la vida por unas hojas de papel, doctor Hipólito… Debería estarle agradecido por haberme salvado la vida, ¿verdad?- Yo, lo único que sé que no sé nada-…- ¡No! Sé describir el camino de ciertos fluidos que irrigan el cuerpo de los seres vivos. Sé que existe un progreso tecnológico, y hasta biológico… Pero el progreso moral brilla por su ausencia.
O las pseudo-filosóficas:
- Me siento culpable de amar a un asesino… ¿Puedes comprender una cosa así?- Cre… Creo que sí.- ¿Cómo puede ser que el corazón y la razón estén en conflicto?- No lo sé.
También tiene un punto bizarro cómo podréis observar en este par de viñetas. A pesar de lo delgados que son los tomos de esta saga (48 míseras páginas) da tiempo de meterse en gran cantidad de temas distintos y todo ello siendo solo el trasfondo de la que se supone que es la historia principal: las aventuras de Jacinto.


Y aunque al principio choca, he acabado enamorándome de la estética… Y era precisamente lo que más me refrenaba al ver estos cómics en las tiendas. Si es que con este tipo de cosas nunca hay que dejarse llevar por la portada (regla elemental que nunca acabas de aprender del todo por más libros/mangas/cómics que leas…) pero bueno, para eso están las reseñas (como esta) y los consejos de amigo =)

Los cómics de la Mazmorra son muy curiosos y en concreto los de Amanecer (que son los únicos que he leído de momento) son bastante WTF peeeero me han dicho que debería haber empezado a leer por Zénit (la saga intermedia cronológicamente hablando) y que así habría entendido muchas cosas de Amanecer (aunque a priori soy incapaz de detectar algo susceptible de ser entendido) así que si os he picado algo la curiosidad con esta saga, os recomiendo que empecéis a leer por Zénit ^^u

2 comentarios:

  1. Hace infinito que le tengo echado el ojo a esta serie, pero me da un poco de reparo comprar series con ese formato por lo caras que llegan a ser, como para que luego no me guste (a parte de que es un formato de mierder para las estanterias humanas).
    Después de leer tu entrada quizás me compre alguno de Zénit...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el intento, pero no me has picado. No he entendido ni jota XDDD

    ResponderEliminar