domingo, 7 de agosto de 2016

All My Darling Daughters

Although I haven't talked about the magnificent Ooku series for a long time now due to my tragic break up with bookdep, the All My Darling Daughters one-shot have being awaiting its moment within my shelves for years. Now that I'm resolved to reduce the non-read-manga-volumes-list, this compilation of short stories created by Fumi Yoshinaga appeared really appealing.


After surviving cancer, the 50-year old widow Mari decides to marry a younger than her daughter prior host, thus immediately rising the suspicions of Yukiko who feels certain about the dubious intentions of Ken.

In my humble opinion, there are several overlooked issues in manga, one of them being mother-daughter relationships which, as the title already suggests, are obviously addressed in this first chapter. Actually, I think I had never read about how an adult women (Yukiko is already in her thirties) felt about her mother before and, even more, I had never read about a 30-year old woman who still lived with her mother! I love how the author portraits arguments between them, including the classic conflict of messy teenager rooms.


Not only that, but Fumi Yoshinaga also lets an old woman to marry a younger man which basically defies a so to speak stone-written gender role... How many times have we watched a mature old man started dating a young women (or even an underage girl) in fiction? And the other way round? This direct criticism towards palpable Japanese (and universal) sexism will be present in every single chapter of the anthology.

Kiyo is an adjunct lecturer at the university and doesn't know how to react when one of his students shows up in his office demanding to do him a blowjob.

The second chapter of this anthology is as disgusting as you are guessing. Don't expect the author to make characters evolve so you stop wanting to slap them on the face because she doesn't. Actually, I would say, the further the plot goes, the worse it becomes. Maiko has no self-esteem to be found, Kiyo supposedly doesn't like the situation because Maiko is so ugly and weird but... who would say no to free blowjobs every day, right? God, this story really made me want to puke.



Anyhow, it is sadly true that there a lot of women that believe they have to be outstanding sexual partners in order to be in a couple. And, of course, having a boyfriend is mandatory if one wants to be happy... even if he insults you, abuses you or despises you continuously. I mean, if it weren't so sad, I would laugh at the fact that Maiko has a complex with her really big breasts but ends up being glad that men prefer them that way. Having a complex itself is bad enough but caring more about what society thinks than what you feel is... outrageous.

Sayako has trouble finding a boyfriend so she ends up looking for an arranged marriage but no candidate seems to be adequate for her.

This may be the story that exasperated me the most since it could have been so good and ends up so poorly. Sayako has it all: she is beautiful, she is skilled, she is intelligent, she is hard-working and she is gentle. Unexpectedly, she isn't married yet nor has she a boyfriend. Being Japan such a retrograde country, Sayako feels she should look for an arranged marriage. But, candidate after candidate she rejects them all.


The situation seems to be turning around when she mets a disabled man whom she starts to grow fond off but, then again, the author chooses to surprise her readers once again. The plot was making me think Sayako was going to come out as a lesbian but Yoshinaga goes far beyond that pretending to be so groundbreaking. Well, she made me feel so disappointed... not only for the romantic part of it but for the working one! Being a capable person while enjoying helping others, Sayako's choice feels nothing but irresponsible. You know: with great power, comes great responsibility.

When they were still on middle school, Makimura and Saeki vowed to be successful women when growing up but reality does not usually fits childhood's dreams.

And here goes another really troubled chapter depicting merciless gender inequality, sexual harassment and gender violence in Japan. Because it has them all: sexual abuse, sexual discrimination, and unfairly different standards for male and female work loads.


With a very subtle narrative, Fumi Yoshinaga explores long-term effects of childhood abuse which root deep in forging an individual's personality and philosophy. Evidently, the author couldn't possibly be at ease exploiting only one serious subject so she additionally discusses the role of women in the working market: discrimination, precariousness, unreasonable beauty standards for office work (where you are not supposed to interact with the public), etc.

Yukiko's grandma got bullied due to her appearance so she raised Mari, Yukiko's mother, to never feel proud about her beauty so she wouldn't turn as an arrogant bully herself.


Fifth and last chapter may be my favorite. The author uses the death of Yukiko's great-grandmother to explore (again) mother-daughter relationships. On this occasion, she delves into how life events and, more specially, early experiences, shape our character and our future decisions. Thus, it is very common that couples who were raised by strict parents will be too indulgent with their children and, then again, their children will be stricter anew in a continuous struggle across generations.

To sum up, Fumi Yoshinaga addresses countless sexist issues women have to endure in Japanese society affecting all spheres: love, family and work. In her effort, she may be exceeding one-shot resources, exploring too many different subjects at the same time and thus, not developing them enough. Nevertheless, I would say All My Darling Daughters is an interesting and (japanese like) feminist(~ish) read highlighting very common problems Japanese women experience in their everyday lives.

viernes, 5 de agosto de 2016

La Reina Orquídea / Teresa / Panorama esperanzador

Desde que leyese (o me paseara por sus viñetas, más bien) Fantasmas, no le he quitado el ojo a la editorial El verano del cohete. Es por eso que antes incluso de su publicación, ya conocía (y codiciaba) la obra que me ocupa hoy. De hecho, me parece una oportunidad perfecta para daros a conocer esta editorial alternativa, animaros a comprar sus obras, y agradecerles que me enviasen por correo hace ya año y medio (un agradecimiento tardío, lo sé) y de forma absolutamente gratuita el ex-libris de Fantasmas. Sé que lo hicieron, a su vez, porque se sentían agradecidos por mi reseña pero es la primera y única vez que una editorial me ha hecho un obsequio derivado de mi labor con el blog así que aún me genera satisfacción recordarlo.


Teresa y Matilde se disponen a afrontar otro largo y aburrido verano. Como todos los años, llevan a cabo un extraño ritual en el que piden un deseo como si acabasen de ver una estrella fugaz. Los días transcurren entre quejas y bromas, hablando de sus series favoritas, lamentándose por la excesiva disciplina de sus padres... Sin embargo, el anacrónico escenario, la aparente indolencia derivada de la falta de rasgos faciales y el aislamiento de las dos adolescentes que parecen ser las únicas habitantes de su pequeño universo, invitan al lector a ponerse en guardia por lo que pudiese pasar.

Es increíble que con apenas dos días de diferencia decidiese leer sendas compras que hice en el GRAF hace ya casi cinco meses. Increíble porque no escogí Gummy Girl y La Reina Orquídea como lecturas consecutivas de forma deliberada pero una vez terminada esta última mi mente no puede evitar trazar paralelismos entre ambas. La protagonista adolescente, el conflicto de la sexualidad, el tinte sobrenatural, de nuevo la metáfora de la madurez y el cambio; también se asemejan en el grafismo: particular, llamativo y personal en ambos casos, con estéticas casi diametralmente opuestas y con una escala cromática muy reducida como único nexo en común. Hasta el número de páginas es el mismo. Este tipo de coincidencias no hacen otra cosa que asombrarme. 


La complicidad entre Teresa y Matilde es genuina. Se pasan el día discutiendo sobre nimiedades y aspectos superficiales pero, cuando una cuestión seria aflora en la conversación, rápidamente se cambia de tema o se intenta bromear sobre el asunto sin mucho acierto. Son dos chicas que tienen un mundo interior cada vez más complejo pero que ni saben materializar en palabras ni quieren compartir en su despiadada inmadurez.

El autor no nos cuenta absolutamente nada de forma directa. Tenemos que inferir de los silencios, las pausas, y de las aparentemente triviales divagaciones de ambas protagonistas, el mensaje real de La Reina Orquídea. Siendo honesta, creo que va más allá de lo que yo he sido capaz de percibir pero confío en futuras relecturas para poder interpretar mejor ese inopinado final.


Complementan la lectura un par de libritos de ilustraciones: Teresa y Panorama esperanzador. A pesar de que las nuevas imágenes aluden a La Reina Orquídea, el nulo diálogo y la simplicidad de las mismas dificultan todavía más extraer alguna clase de sentido... Aunque se hace todavía más patente ese anacronismo que comentaba antes manteniendo escenarios clásicos del cómic madre (por llamarlo de alguna forma) pero introduciendo elementos contemporáneos como colegialas en uniforme. Aunque más que eso, se adentra definitivamente en el terreno sobrenatural, ya no tanto con la trama sino puramente con las ilustraciones, más que viñetas, que muestran híbridos deformes y alguna que otra ley de la física puesta en entredicho.

El contraste continuo entre contenido y continente, femenino y masculino, obediencia y rebelión, confinamiento y libertad, posesiones y vacío, anhelo, resignación y desidia, hacen que el conjunto sea extraño como pocos pero delicioso a la vez. No le quito el ojo a futuras creaciones de Borja González (y, probablemente, vosotros tampoco deberíais).

miércoles, 3 de agosto de 2016

Historia de un vecindario

Aunque tenía demasiado recientes los spoilers de las aclas del primer tomo de Paradise Kiss (donde básicamente destripan media trama de Historia de un vecindario, tras haber destripado la otra mitad a lo largo de la propia secuela), tenía también muchas ganas de seguir leyendo las aventuras de Mikako y compañía, aunque fuese retrospectivamente así que no me pude resistir a elegir este manga como siguiente lectura.


A ratos, tras quedar maravillada con un capítulo más de esta obra, me abstraía preguntándome por qué es tan sobresaliente un shôjo de instituto, con sus polímeros amorosos, su protagonista testaruda, su interés amoroso buenazo, los celos, la incapacidad para reconocer que se está enamorado... ¿Qué diferencia Historia de un vecindario de otros shôjos de instituto del montón (si me perdonáis la expresión)? Ai Yazawa es sublime tanto en la presentación como desarrollo como diseño de los personajes. De una a otra obra no deja de alternar entre protagonistas patológicamente responsables, otras que son más buenas que el pan, las inocentes, las caprichosas, las emocionales, las inestables, las gélidas, las espontáneas, las impetuosas... Todas tienen virtudes y defectos y a todas se las termina aceptando tal y como son en una espléndida gala de la diversidad humana.

Mikako es testaruda y decidida pero también tiene una faceta vulnerable, que se esfuerza en ocultar, reticente a llorar en público, a ser sincera consigo misma y con los demás, a confesar sus sentimientos. No tiene mucho éxito entre los chicos por su carácter fuerte y sus arrebatos de ira. Lo que más me gusta de ella es que es una persona muy introspectiva, consciente de sus carencias, que lucha por cambiar, ya no por agradar a su pareja sino porque cree que tanto sus amigos como su madre se merecen que les demuestre su cariño más a menudo.


Pero, como en todas sus obras, por mucho que Ai Yazawa escoja uno de sus múltiples personajes como protagonista de su última obra, dedica casi tanto espacio a desarrollar las relaciones de los secundarios. En este caso, de Yuusuke y Mariko, de Risa y Takeshi (aunque en este caso sea más anecdótico que otra cosa) y de los padres de Mikako. Esto le permite dos cosas: la primera, desarrollar todo tipo de relaciones; ¿la segunda? desarrollar todo tipo de personajes. Encontraréis amores a primera vista, amores de largo recorrido, relaciones que se fundamentan en la atracción sexual más que en la afinidad, relaciones a distancia, primeros amores... De la misma manera, encontraréis chicas muy maduras para su edad, chicas muy infantiles para su edad, chicos pasotas, chicos macarras, y, mi favorita, la personificación de la superficialidad y la promiscuidad femeninas que se reúnen en el personaje de Mariko.

Mariko es, desde el principio, un personaje insoportable. Para los chicos, es un pibón al que conquistar. Para las chicas, es una mujerzuela roba-hombres sin ninguna aspiración. Es muy fácil dejarse llevar por la superioridad moral de la que se considera mujer de bien, como si serlo concediera el derecho automático de poder criticar y prejuzgar a las que no lo son. Es un tipo de personaje que la mayoría de los autores evitan en sus obras o, en el caso de que lo incluyan, será siempre como la mala que se quiere ligar al protagonista, o como un personaje de relleno, al que mirar despectivamente. Pero parece ser que se requiere mucha valentía para meterse en la cabeza de una gal, o de una choni, o de cualquier tipo de persona cuya conducta nos parezca moralmente reprochable sólo porque no se ajusta a nuestro estilo de vida. Sin miedo, Ai Yazawa intenta, y consigue, comprender por qué se comporta cómo lo hace además de evidenciar que no hay ningún argumento sólido para entender como inherentemente negativa su personalidad. Mariko es una chica normal, muy sincera, que da muchísima importancia a las apariencias (como tantas otras personas), dependiente, que no es capaz de liarse con un tío sin vincularse emocionalmente con él, que no es capaz de estar sola, que siempre está sufriendo, que está atrapada en una carrera que no le llena, y que responde siempre con malas maneras cuando se ve amenazada.


Como ya me pasó en Paradise Kiss, me he reído mucho con el diálogo personaje-lector, haciendo meta-referencias constantes a asuntos ajenos a la trama aludiendo directamente a la serialización en una revista de la historia. Personajes quejándose de que no les sacan suficiente, haciendo bromas sobre quién es el protagonista real, el drama de darse cuenta de que ya es el último capítulo y la autora haciendo cameos hilarantes.

Se ríe mucho también de los roles de género. Por un lado, atribuye a las chicas todos los estereotipos femeninos, tanto positivos (responsabilidad, inteligencia emocional) como negativos (tendencia a llorar por todo, dependencia de una figura masculina) pero luego se planta con Mikako y Ruriko, dos mujeres que viven solas desde hace años, independientes, sin complejos, trabajadores y con un carácter firme y duro. En este sentido pone la guinda al pastel cuando Ruriko contrata a Kisaragi como chico para todo, utilizando un guaperas de manual para cocinar y limpiar, tareas que las mujeres de la casa prefieren ahorrarse.


Ai Yazawa no se deja ni una esfera por tocar, abarcando todos los aspectos relevantes de la vida, incluidas la familia y las amistades, en una sola obra que, en ningún momento se hace larga o pesada. De todas formas, la relación amorosa entre Mikako y Tsutomu se posiciona casi siempre en un segundo plano, no hacen grandes avances en su relación y el tema central de toda la obra es la pasión de Mikako por la costura, dando una tremenda relevancia al crecimiento personal ya no mediado por las relaciones interpersonales sino por las aspiraciones y sueños y el sacrificio que uno está dispuesto a realizar con tal de alcanzar sus objetivos. En todo momento queda muy claro que por mucho que quiera a Tsutomu, para ella lo más importante es su sueño y está dispuesta a darlo todo por él. De la misma manera, la autora también ahonda en las aspiraciones del resto de personajes que pocas veces se muestran ociosos: Ruriko, la madre de Mikako, es manga-ka y se pasa noches enteras en vela para llegar a tiempo al plazo de entrega; Mariko, normalmente holgazana, tiene la valentía de abandonar los estudios para dedicarse a aquello que le llena;  Yuusuke, que suele ser un pasota y parece que todo le dé igual, decide volcarse en su talento artístico... y así con todos.


Es curioso como no dejo de identificar referencias veladas a Nana por todas partes, siendo Risa y Takeshi casi prototipos de Nana y Ren, tanto en el físico como en la personalidad, sobre todo teniendo en cuenta que Historia de un Vecindario comenzó su andadura editorial cinco años antes que Nana... De la misma manera, el cuarteto protagonista de No soy un ángel va haciendo apariciones estelares, muy bien encontradas, en varios capítulos de la historia. Ni que decir tiene que la similitud entre Tsutomu (protagonista masculino de Historia de un Vecindario) y Ken (segundón eterno de No soy un ángel que se queda más sólo que la una tras el rechazo de Saejima) es sencillamente magistral.

Ya que hablo de referencias ingeniosas, casi me emocionó que Tsutomu y Mikako alabaran El juguete de los niños, siendo este un shôjo que tanto me marcó cuando apenas comenzaba en el mundo del manga.


Antes de terminar me gustaría ensalzar la edición de Planeta, que licenció la edición Kanzenban, en cuatro gruesos tomos de más de 300 páginas, con bastantes páginas a color. Como Ai Yazawa llena todas sus viñetas de personajes, bocadillos y pequeñas anotaciones en los márgenes cuyo minúsculo tamaño no refleja su importancia (¡no te puedes saltar la lectura de ni uno de ellos!), la lectura de estos tomos se hace eterna (en el buen sentido de la palabra). Y ya sabéis, ningún personaje de relleno está puesto al azar.

Creo que la longitud de esta reseña habla por sí sola. Historia de un vecindario es una obra magnífica, densa, completa, divertida, polifacética, profunda, motivadora, coherente, trabajada, peculiar, diferente... Me tengo que frenar a mí misma para no seguir escribiendo porque la autora ha querido aprovechar cada rincón de cada viñeta para añadir detalles que la enriquecen y, de la misma manera, yo podría dedicar un nuevo párrafo a cada aspecto que aborda la autora, como el bullying, el divorcio, o los trastornos psicosomáticos. Pero estos aspectos los guardo para que los descubráis vosotros mismos con la lectura de esta historia de un vecindario.

lunes, 1 de agosto de 2016

Fun Home: Una familia tragicómica

Los que me seguís en twitter puede que ya hayáis leído esta reseña ya que con ella me estreno como colaboradora en NEUH, una comunidad formada principalmente por autores de cómic (aunque también hay escritores e ilustradores, entre otros) que se autoeditan pero que no por ello consideran que aquello que crean forme parte de un simple hobby. Es una iniciativa que me gusta mucho así que estoy encantada de aportar mi granito de arena colaborando con mis reseñas.

He escogido como carta de presentación mi crítica sobre Fun Home, un cómic que reservé en la biblioteca tras la vehemente recomendación de Fran, sin saber muy bien qué me iba a encontrar y con la concreta pero a la vez vaga información de que fue Alison Bechdel la que popularizó el famoso test de Bechdel.


El padre de Alison es afeminado. Alison encaja desde pequeña en el perfil de marimacho. El hogar de Alison nunca se ha caracterizado por las risas y los abrazos. Alison nunca supo relacionarse con su padre. Ni su padre con ella. Cuando Alison decidió salir del armario no esperaba descubrir la homosexualidad de su padre... ni que muriese en circunstancias sospechosas apenas unas semanas más tarde.

Fun Home es una autobiografía y, como tal, trata una ristra de temas complejos que, aunque pueda parecerlo en un primer momento, no se limita, ni mucho menos, a abordar el estigma, las dudas y las dificultades experimentadas por las personas homosexuales. Sí es cierto que absolutamente todos los capítulos giran en torno a la homosexualidad o bien de su padre o bien de la propia Alison. Pero al final no deja de ser un tema de fondo que no quiere ser protagonista sino tan sólo el marco teórico para desarrollar los hechos, ya que tanto la infancia como la adolescencia de Alison están supeditadas tanto a su homosexualidad como a la de su padre.


Sin embargo, la relación entre padre e hija es, en realidad, el tema central, como se hace cada vez más evidente al acercarnos al final del volumen, con densas reflexiones que ligan la historia personal de la autora con el Ulises de Joyce. A pesar de lo obvio que resulta desde un punto de vista retrospectivo, adulto y maduro, cuando era pequeña, Alison no podía saber que sus circunstancias familiares no eran, precisamente, de lo más normales: que no es normal que sus padres discutieran constantemente, que no es normal que nunca le dieran un beso de buenas noches, que no es normal que nunca le demostraran afecto, que no es normal que jugase con los ataúdes de la funeraria familiar y que no es normal que viese un cadáver desnudo y abierto cuando apenas empezaba la pubertad.

A pesar de la crudeza de prácticamente todo lo que relata, Alison es siempre directa, sincera y ácida: ironizando con las faltas de su padre (su presunto suicidio incluido), explícita en la vivencia de su sexualidad. En este cómic, la autora se abre sin reservas al mundo, confesando hasta sus secretos más íntimos, sus carencias, sus anhelos y sus contradicciones. Tanto es así que cita sin pudor su propio diario y hasta algunos fragmentos de las cartas que se intercambiaron sus padres al poco de conocerse. Por estos detalles creo que hay que valorar no sólo el esfuerzo artístico de Alison sino también la valentía de su madre, que le dio permiso para divulgar su vida personal.


Por supuesto, son las extraordinarias circunstancias familiares de Alison las que, hasta cierto punto, enriquecen la lectura de Fun Home pero, más allá de la narración objetiva de todo lo que le ocurrió en su infancia, la autora estructura, selecciona y ordena los distintos fragmentos de forma exquisita, estableciendo paralelismos constantes entre la vida de su padre y la suya profundizando en las verdaderas causas de muchos de los problemas que tuvo de niña, llegando a desarrollar un trastorno obsesivo compulsivo de niña para lidiar con la conflictiva situación familiar.

Como me pasó con El almanaque de mi padre, siento que la autora se reconcilia hasta cierto punto con su padre, señalando de forma pormenorizada cada una de sus faltas pero también sus virtudes. Quizá lo que más me ha llamado la atención es toda la jerga homófoba que utiliza Alison para referirse a su padre tratándolo de afeminado e incluso considerando que ella debió asumir el rol de (mari)macho ya que su padre no ejercía como tal en la familia. Son unos comentarios que me han hecho pensar mucho en los roles de género y en cómo de confundidos están los estereotipos en lo que respectan a la identidad y orientación sexual. Técnicamente una mujer que se identifica como hombre es un hombre trans mientras que una mujer que siente atracción por otras mujeres es una mujer cis lesbiana... pero la extrañeza que muestra Alison por su cuerpo y los roles asignados al mismo junto con los insultos que propia a su padre por ser marica me hacen pensar que es todo mucho más complicado de lo que pensaba, y más hace algunas décadas...


Las constantes menciones a clásicos tanto de la literatura anglosajona (Hemingway, Scott Fitzgerald, Joyce) como de la literatura universal (La Odisea) y el rico compendio LGTB (Colette, Orlando, Frutos de Rubí, entre muchos otros) complementan la lectura elevándola a otro nivel... Precisamente, lo que quiero transmitir es que Fun Home tiene muchas lecturas, muchos niveles, muchas capas que explorar. Es a la vez, confesión, reflejo y reflexión, historia, costumbrismo y hasta catálogo literario-filosófico. Estoy segura de que podréis sacarle el jugo, que el mensaje que os llevéis será distinto para cada uno y que, yo misma, cuando lo relea dentro de un tiempo, también lo podré disfrutar de una forma distinta. Recomendadísimo es decir poco.

miércoles, 27 de julio de 2016

Gummy Girl

Las expectativas son peligrosas. Sé que es terrible empezar una reseña así pero es lo primero que se me viene a la mente cuando pienso en Gummy Girl. Cuando supe de su existencia por primera vez pensé que se trataría de una obra curiosa de leer, sin ser especialmente brillante al tratarse de la primera obra de una autora novel. Más tarde leí alguna reseña (que ahora muy oportunamente no encuentro) que la ponía bastante bien así que de pronto, pasé a tener muchas ganas de leerlo y ya cuando supe que la autora andaba firmando en el GRAF pues me lo compré sin pensarlo demasiado (no aprendo).


Gummy Girl se presenta con una puesta a punto digna de una película juvenil incluyendo: una protagonista más bien del montón, afeada por las gafas de rigor, un par de imbéciles que sólo quieren tocar la moral, y los guaperas (chico y chica) de turno. Por supuesto la protagonista sufrirá una transformación mágica (término que, excepcionalmente dentro del estereotipo, es literal), pelo rosa incluido, que la catapultará a las esferas guays del instituto de un día para otro.

Sin embargo, esta transformación no se circumscribe a la apariencia externa sino que modela el carácter de la chica rápidamente, dándole seguridad en sí misma, una confianza que rápidamente se convierte en soberbia y rebeldía, convirtiéndose en aquello que tanto odiaba y dejando que su recién estrenado mal carácter se haga patente ya no sólo en el instituto sino también en casa.


Hasta aquí no nos salimos del estereotipo pero hay dos particularidades que distancian este cómic de tan manido recurso argumental. La primera concierne al desarrollo y ambientación de la historia, pisando el terreno sobrenatural y onírico en una progresión exponencial que termina entre el terror y la pornografía. La segunda le corresponde al apartado gráfico en que la autora sobresale gracias a sus diseños grotescos y la predominancia por el rosa chicle que me recuerdan a mi siempre adorado kawaii noir. De hecho, no hay más que ver la portada para adivinar que este cómic es algo más que una versión peculiar de Chicas malas.

De hecho, a pesar de su brevedad, sorprende cierta escena sexualmente explícita que se aleja de cualquier pauta canónica en este tipo de obras. Y no, lo sorprendente no es la alusión al sexo en sí (y, si alguien tiene curiosidad, ¡que se anime a leerlo por sí mismo/a!). El rosa ubicuo, el extraño tejido esponjoso, la criatura entre feto y aborto que aparece en el preludio y la tan simbólica edad de 16 años que da pie a toda la historia me hacen pensar que toda la obra es en realidad una metáfora de la adolescencia, de la pubertad, del cambio... y, sobre todo,de la pérdida de la inocnecia, como probablemente lo era Jolies Ténèbres.


Aun así, no acabo de pillar el abrupto final, que se aferra a ese terreno entre sobrenatural y onírico que era patente desde el principio pero que no se acababa de definir. La brevedad de la historia, sus pobres cimientos en clichés sobreexplotados, la palpable inexperiencia de la autora y la, a mi parecer, falta de definición del argumento, hacen que me cueste mucho recomendar su lectura... lo que no quita que espere con curiosidad futuros trabajos de Isa Ibaibarriaga, cuyo reconocible estilo gráfico y afinidad por la perversión y lo grotesco ya me han encandilado. 

jueves, 14 de julio de 2016

Paradise Kiss

Hace SIETE años que tengo este manga en mi poder. En cierto momento me obsesioné con que debía leer Historia de un vecindario (Gokinjo Monogatari) antes, al tratarse Paradise Kiss de una secuela de la misma. Una vez adquirí esta, me pregunté si no sería mejor leer primero ParaKiss ya que se publicó en España primero, siguiendo la cronología de las lectoras de aquí. Acabé preguntando en el ya extinto foro de PSS y obtuve respuestas contradictorias que tanto me decían de empezar por A, por B, o que lo mismo daba. Pues bien, me bastó leer el primer tomo (de cinco) de Paradise Kiss para darme cuenta de mi tremendo error... debí haber comenzado por Historia de un vecindario. Dejando de lado mi tremenda pena, vamos a ver qué os cuento de Caroline sin hacer ningún spoiler...


Yukari Hayasaka cursa su último año de secundaria en el prestigioso instituto Seiei, dedicando todo su tiempo a estudiar sin descanso para entrar en una buena universidad. Apresurándose hacia la academia, se topa con un chico de lo más extraño, con pintas de macarra, que empieza a perseguirla en medio de la calle. A pesar de este primer encuentro más bien desastroso y del conflicto personal que le supone, Yukari pronto se dejará seducir por el equipo del Paradise Kiss, prestándose a ser su modelo para el festival escolar.

Ai Yazawa es más conocida por la célebremente inconclusa Nana. En España tenemos mucha suerte de que se convirtiese en una de las autoras fetiche de Planeta, ya que esto nos ha permitido disfrutar de casi todas sus obras. De hecho, una de las licencias shojo previstas para 2017 es precisamente Marine Blue. Aunque da la casualidad que la obra que me ocupa en esta reseña es la única de la autora publicada en España por otra editorial, Ivrea, en sus primeras andaduras editoriales además. Es un manga que ha envejecido increíblemente bien (se empezó a publicar en 1999), en el que se hacen muy patentes los temas que va a desarrollar la autora en Nana, como si de un ensayo en tono cómico se tratara. 


Paradise Kiss es uno de los mejores manga que he leído por muchos motivos. Uno de ellos es la crítica, nunca suficiente, a la sociedad actual, en especial la japonesa, en que se decide el valor de las personas por sus resultados académicos más que por su talento, sus sueños o cualquier otra característica genuina que puede diferenciarlas del resto. Yukari tiene un grave conflicto con su madre, toda su vida la ha dedicado al estudio obsesivo para lograr satisfacerla y nunca se ha molestado en buscar su propia felicidad. Para ella, conocer a los chicos del atelier es como si la hubiesen arrastrado fuera de la caverna de una sacudida, toda su vida adquiere un nuevo significado bajo esta nueva luz. Sin embargo, Ai Yazawa no es tan idealista como puede parecer a simple vista, no se cansa de recordarnos que hay ciertas oportunidades que, simplemente, no se presentan a todo el mundo. Ni todo el mundo ha nacido en una familia rica, ni el público general tiene la misma visión del arte que un genio, ni se pueden aprobar los exámenes de ingreso a la universidad sin haber estudiado... Los milagros no existen. Es quizá esta falta de ingenuidad infantil la que hace más patente que nos encontramos ante un josei, y no un shôjo, ya que en realidad los protagonistas no dejan de ser estudiantes de instituto.

Por supuesto, el amor juega un papel muy relevante mostrando sus facetas más crudas: la relación desesperadamente tóxica de Arashi y Miwako (como para revolverme las entrañas), las infidelidades continuas del padre de George, y los devastadores celos y el insaciable anhelo que siente Yukari por George, totalmente envenenada por el primer amor tangible y correspondido. Es George de hecho un personaje muy complejo del que la autora apenas nos deja atisbar nada, prefiere que no entendamos en absoluto sus acciones, a cambio de entender mejor la frustración continua de Yukari. Esa necesidad por recibir la aprobación del otro, la incapacidad de dejar de pensar aunque sea durante cinco minutos en el ser amado, la obsesión absurda en los detalles más ridículos y el significado que puedan tener y, sobre todo, la ira, la decepción, la rabia, la tristeza, la frustración y la pena. Yukari no puede ni vivir con George, ni sin él. Si hacen el amor se siente una muñeca de adorno, si no lo hacen se siente abandonada y sola. Siempre jugando a ser una mujer firme y segura de sí misma con tal de impresionarle para después ponerse a llorar a la primera de cambio porque no sabe qué hacer para conquistarlo.


Sin embargo, algo que hace definitivamente única a esta historia no son ni sus personajes, ni la trama, ni siquiera el dibujo o la temática. Se trata del recurso tan frecuentemente utilizado por la autora de hacer que los personajes dialoguen directamente con el lector, como si pudiesen tener consciencia de que no son más que los personajes de un cómic y que todo lo que les ocurre lo dicta la voluntad de Yazawa. Se suceden las bromas respecto a las casualidades imposibles que sólo podrían suceder en una obra de ficción o que George sólo tiene más espacio que los otros miembros del atelier porque es el interés romántico de la verdadera protagonista, es decir, Yukari. De la misma forma, las referencias a Gokinjo Monogatari son continuas y hay una relación de parentesco muy particular entre muchos de los personajes de este manga y su secuela, con muchísimos cameos. 

Como quien no quiere la cosa, incorpora Ai Yazawa un coprotagonista bisexual y un personaje principal, aunque secundario, transexual. Y no le da ninguna importancia, no hace falta ninguna explicación, ningún trauma del pasado, ningún matiz negativo relacionado con pertenecer al colectivo LGTB. Parece mentira que ella consiguiera crear dos personajes e integrarlos con tanta normalidad en su historia sin hacer (prácticamente) ninguna mención explícita a su orientación o identidad sexual hace casi 20 años con la controversia e infrarepresentación que hay en la ficción actual.


A pesar de estar algo devastada por el final, os recomiendo encarecidamente la lectura de esta obra... (quizá que echéis un ojo a Historia de un vecindario primero aunque yo no la haya leído todavía). Mientras tanto, me voy a buscar un shôjo cuqui con el que vomitar arcoiris para compensar.